Church-Family Este Camino (This Way)
 ¡Qué pereza con los fanáticos religiosos!

¡Qué pereza con los fanáticos religiosos!

“23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.”
Juan 5:23 (RVR1960)

Introducción

Los seres humanos vivimos en un individualismo y egocentrismo tal, que no nos queda fácil honrar a quien debemos honra.

Desarrollo

Jesucristo acababa de sanar a un paralítico que había perdido el movimiento de sus piernas hacía 38 años y esperaba un milagro para ser sanado. Los religiosos de la época, conocedores del A.T., pero desconocedores del Dios que habla el A.T.,
procuraban matar a Dios hijo por haber hecho una sanidad en un día de reposo.

1. La hipocresía de la religiosidad

El corazón del hombre tiende por naturaleza al fanatismo y la religiosidad. Es así como el mundo actual está lleno de religiosos, sea de religiones falsas como los mormones o testigos de Jehová, de religiones nuevas como la ideología de género, admiración y adoración al homosexualismo y los LGBTQ, o de religiosos tristemente pertenecientes a la religión verdadera.

El gran problema no es la religión verdadera, el gran problema, como siempre, es el corazón del hombre.

Hay personas que tienen la Biblia en sus manos, la leen y la estudian, pero no conocen personalmente al Dios del que la Biblia les habla, y llenan sus vidas con una serie de rituales, filosofías y palabras simbólicas que no logran nada, sino confundirles.

2. La verdadera religión
La verdadera religión es hacer la voluntad de Dios. Pero para lograrlo, tenemos que primero buscarlo, ahí entonces le conoceremos a Él personalmente, por medio del estudio de las Escrituras y de las conversaciones con el E.S. Una vez le escuchemos, entonces podremos creerle y obedecerle. No seremos religiosos, sino verdaderos cristianos. Conoceremos entonces no solo las Escrituras, sino a Su autor: Dios.

3. Honrando a Cristo
Cuando practiquemos la verdadera religión, entonces aprenderemos a honrar a Dios, honrando a Su hijo y Dios también, nuestro Señor Jesucristo. Y también aprenderemos a honrar al Espíritu Santo obedeciéndolo, el cual fue enviado por Dios para habitar en nuestro corazón y dirigirnos.

Aplicación Teoterápica

Debemos aprender a vivir nuestra comunión con el E.S. porque ¡qué pereza con los fanáticos religiosos!, nunca nos convirtamos en uno de ellos.

Vitamina T – Teoterapia para una Vida Saludable
Familia – Iglesia Este Camino.
Comunidad Cristiana de habla hispana.